Zugaza apuesta por la ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao

El Director de la pinacoteca considera también necesario "volver a activar" la fachada del Museo que da hacia la nueva zona de expansión urbanística de Bilbao en Abandoibarra.
Museo BBAA

Los pintores Eduardo Arroyo y el italiano Guiuseppe Arcimboldo, junto a una “obra invitada” de Pablo Picasso, protagonizarán la temporada de otoño-invierno del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Así lo ha dado a conocer hoy el director de la centenaria pinacoteca bilbaína, Miguel Zugaza, en un encuentro con los medios en el que también se ha mostrado partidario de acometer la ampliación física del Museo dado su actual “déficit” de espacios donde mostrar las obras que atesora en su colección propia, compuesta por cerca de 3.000 obras.

Zugaza ha adelantado las principales líneas expositivas que tendrá el centro que dirige desde que se reincorporase a él el pasado mes de marzo tras su paso por la dirección del Museo del Prado.

La temporada expositiva de otoño-invierno se iniciará el próximo 19 de septiembre con la exhibición del cuadro cubista de Pablo Picasso (1881-1973) “Femme assise dans un fauteuil (Dora)”, de 1938, dentro del programa del Museo “la obra invitada” por el que se muestran obras relevantes de otras colecciones públicas y privadas.

En esta ocasión, se trata de una obra propiedad de la Fundación Beyeler, de Basilea (Suiza), que ha participado en la reciente exposición dedicada por el Centro Reina Sofía de Madrid al cuadro más emblemático del pintor malagueño, el “Guernica”, ha precisado Zugaza.

Le seguirá, en el orden cronológico, el 26 de octubre, la exposición anual dedicada al mundo del grabado que se celebra con motivo de la celebración de la Feria Internacional del Grabado (FIG) de Bilbao y que estará dedicada en esta ocasión al “Grabado a color en la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao“.

La temporada proseguirá con la muestra de mediano formato dedicada, a partir del 8 de noviembre, a las obras existentes en las colecciones españolas del pintor milanés del siglo XVI Guiuseppe Arcimboldo ((1526-1593), uno de los creadores más insólitos en la historia del arte y que inspiró a los integrantes del movimiento surrealista europeo.

El 30 de noviembre se mostrará, por último y a falta de que puedan producirse incorporaciones de última hora, según ha precisado Zugaza, una exposición de gran formato dedicada a las obras más recientes y de gran formato del pintor y escultor Eduardo Arroyo (Madrid,1937), uno de los artistas españoles más destacados de la segunda mitad del siglo XX.

Además de estas actividades expositivas, que se completarán con la exhibición de las obras restauradas dentro del programa de recuperación de piezas de la colección del Museo a cargo de su departamento de conservación, habrá una conferencia sobre Picasso y su obra “Femme assise” y la publicación de los dos primeros volúmenes de una Historia del Arte Vasco, realizados por el exdirector de la pinacoteca, Javier Viar.

Zugaza también ha hecho balance de lo que va de temporada en lo relativo a número de visitantes al Museo y ha señalado que, a día de hoy, se contabilizan 205.259 asistentes a sus exposiciones, lo que supone un incremento del 18,5 % en relación a 2016, año en que se produjo la huelga del personal de atención al público del centro.

El director del centro ha precisado que del total de visitantes recibidos en lo que va de 2017, cerca de 55.000 corresponden a los espectadores que han visto la exposición dedicada a la colección particular de la empresaria española Alicia Koplowitz, actualmente en el ecuador de su exhibición.

Ha destacado también el incremento experimentado por el colectivo de Amigos del Museo que ha crecido en estos nueve primeros meses del año en 288 personas hasta situarse en las 2.670, con un incremento de casi el 9,2 %.

Zugaza se ha mostrado satisfecho de este dato y ha considerado que este número de “amigos” es “una buena base social de apoyo al Museo de Bellas Artes de Bilbao“.

Ha resaltado también el incremento experimentado por el número de visitantes de pago de la pinacoteca que ha imputado, al igual que el del aumento del número de Amigos del Museo, a las modificaciones introducidas en el régimen de visitas gratuitas al centro que regía hasta este año.

En el campo de una posible ampliación del Museo, Zugaza ha reconocido que es una “asignatura pendiente”, se ha mostrado partidario de ella, ha señalado que “estamos reflexionando sobre ello” y ha advertido de que “es una cuestión que no depende sólo de este director, sino del Patronato del Museo y de las instituciones públicas” que lo conforman (Ayuntamiento, Diputación y Gobierno Vasco).

Miguel Zugaza ha apuntado también que “es muy pronto” para decir cómo tiene que ser dicha expansión y ha opinado que existen “diferentes opciones” que tampoco ha querido adelantar.

Ha considerado también necesario “volver a activar” la fachada del Museo que da hacia la nueva zona de expansión urbanística de Bilbao en Abandoibarra que, además, es un “eje de comunicación, absolutamente vital, con el Museo Guggenheim” ubicado en dicha zona.

Cuestionado por el presupuesto que maneja el Bellas Artes para desarrollar su actividad, en torno a 8 millones de euros, Zugaza ha estimado que es “muy ajustado” y ha opinado que “tiene que crecer tanto en lo referido a los recursos propios del Museo como a las aportaciones de las instituciones” propietarias del mismo.

Ha manifestado también que no ha venido a Bilbao “a cambiar lo que está bien” en el Museo y que su intención es trabajar para ver que puede mejorarse, ya que asegura que el Bellas Artes es un centro “muy solvente, con una trayectoria histórica muy reconocible”.

Secciones
#OrainBizkaia#OrainKulturaBizkaia#OrainPortadaBizkaia

Relacionado con