Viviendas Municipales de Bilbao alquiló casas a 241 nuevas familias en 2017

La sociedad pública Viviendas Municipales de Bilbao firmó en 2017 un total de 1.106 contratos de arrendamiento, lo que supone un 14 por ciento más que el año anterior, de los...
©Fotógrafo: MITXI
©Fotógrafo: MITXI

La sociedad pública Viviendas Municipales de Bilbao firmó en 2017 un total de 1.106 contratos de arrendamiento, lo que supone un 14 por ciento más que el año anterior, de los que 241 correspondieron a nuevas unidades convivenciales que accedieron por primera vez a una de estas casas.

Estos datos han sido proporcionados por el concejal de Vivienda de la capital vizcaína y presidente de dicha sociedad pública, Goyo Zurro, quien ha dado a conocer los principales datos de la memoria de actividades de Viviendas Municipales de Bilbao correspondiente al pasado año.

Zurro ha destacado que la sociedad pública superó en 2017, por primera vez en lo que va de siglo XXI, los 1.000 contratos de alquiler, de los que 746 fueron renovaciones de los acuerdos con quienes ya ocupaban viviendas municipales y 241 fueron contratos con unidades convivenciales que accedieron por primera vez a una de estas viviendas, cuya renta media mensual fue de 314 euros.

El perfil de los adjudicatarios de estas viviendas corresponde a personas solas o en pareja en el 85% de los casos; cerca de la mitad son menores de 35 años, y en el 90 % de los casos llevan más de cinco años empadronadas en Bilbao.

Además de los nuevos contratos, en 2017 hubo 92 adjudicaciones a “colectivos de atención preferente”, 30 nuevos contratos por cambio de vivienda y 9 cesiones por “carencia sobrevenida de vivienda”, entre otras modalidades de arrendamiento.

Con las nuevas familias que consiguieron un contrato de alquiler en 2017, son ya 8.876 las personas que residen en viviendas públicas municipales de Bilbao, lo que equivale a un 2,6 % de quienes residen en esta ciudad. Entre los grandes municipios, la capital vizcaína es la que tiene un mayor número de viviendas protegidas, una por 83 habitantes, según Zurro.

Viviendas Municipales de Bilbao, un organismo que este año cumple un siglo de actividad, dispone en la actualidad de un parque de 4.132 viviendas, además de 893 lonjas, 202 garajes y 72 trasteros, lo que suma 5.300 fincas de titularidad municipal.

Goyo Zurro ha significado que actualmente están apuntados en el registro de Etxebide un total de 9.224 solicitantes activos de una vivienda en Bilbao, 1.100 más que en 2016 (un 13,79 por ciento), lo que, según el edil, refleja la necesidad de seguir construyendo vivienda pública.

El concejal ha dicho que no están claras las razones por las cuales hay 1.100 personas más solicitando una vivienda de un año a otro, aunque ha apuntado que es posible que, ante la “escasez” de la oferta de alquiler y los “precios” de los arrendamientos, “las personas se refugian en el registro público de vivienda”.

En la tarea de edificar nueva vivienda pública, Viviendas Municipales de Bilbao adjudicó el pasado año contratos de obra, servicio o suministro por valor de 7 millones de euros, de los que la mayor parte -6,9 millones- estuvo destinada a la primera fase de la construcción de 66 alojamientos dotacionales en Amezola.

En cuanto a las tareas de mantenimiento del parque municipal de viviendas y locales -cambios de ventanas, mejora de instalaciones eléctricas, acabados o aislamiento- la sociedad pública destinó 4,5 millones de euros a este concepto en 2017 para realizar 187 obras de reforma en viviendas, 45 en locales y un total de 3.148 reparaciones.

Por todos los arrendamientos de su parque público, Viviendas Municipales de Bilbao facturó el pasado año 13,5 millones de euros, un 1,3 por ciento más que el ejercicio precedente. El concejal ha remarcado que este organismo realiza su función con una “autofinanciación completa” de sus actividades.

Zurro ha puesto de relieve que en 2017 se ha seguido avanzando en el cumplimiento de los tres objetivos principales de la sociedad pública: “incorporar más recursos residenciales al parque público municipal de vivienda, impulsar programas específicos de adjudicación de vivienda a colectivos preferentes y mejorar, renovar y dignificar los edificios en los que se encuentran los pisos, buscando fundamentalmente la mejora de la accesibilidad y habitabilidad, además de una mayor eficiencia energética”.

Ha explicado que una vivienda hay que ofrecerla 1,7 veces para que sea adjudicada. Las renuncias suponen salir un año de la lista de solicitantes y perder la antigüedad.

Secciones
#OrainBilbao#OrainInfraestructuras#OrainSociedadBizkaia

Relacionado con