La Diputación plantea un túnel bajo la ría para resolver los atascos en Bizkaia

La Diputación Foral de Bizkaia ha decidido resolver los grandes atascos en las carreteras del territorio con dos obras complementarias: un túnel bajo la ría y la terminación de la Supersur,...
Rementeria y Pradales

La Diputación Foral de Bizkaia ha decidido resolver los grandes atascos en las carreteras del territorio con dos obras complementarias: un túnel bajo la ría y la terminación de la Supersur, que en conjunto supondrán una inversión de unos 580 millones de euros y que estarán finalizadas en el año 2027.

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, ha dado a conocer hoy estos proyectos, que, según ha dicho, suponen “la obra más importante del siglo XXI” en este territorio, dejarán “viejos” los mapas e introducirán nuevas formas de movilidad en el área metropolitana vizcaína.

La Diputación, que había barajado la posibilidad de construir un “hermano” del puente de Rontegi para la conexión entre ambas márgenes de la ría, se ha decantado finalmente por construir un túnel bajo el cauce, que es una opción “más cara” que la del viaducto, pero se considera una mejor solución a los problemas de congestión que soporta la red de carreteras.

Rementeria ha explicado que con estas obras la Diputación pretende resolver el “mayor problema de movilidad” en las carreteras vizcaínas, concentrado en los atascos que se producen en los tres principales puntos críticos: Rontegi, que soporta 137.000 vehículos diarios, La Avanzada (114.000 vehículos) y Max Center (127.000).

Para “soltar estos tres nudos”, la Diputación ha decidido llevar a cabo dos obras consecutivas y complementarias, la primera de las cuales será la realización de la segunda fase de la Variante Sur Metropolitana de Bilbao, conocida como la Supersur, para enlazarla con la autopista AP-68 a la altura de Arrigorriaga.

La Diputación espera licitar mañana esta obra, que tendrá un presupuesto de unos 203 millones de euros y que, según las previsiones, estará finalizada en 2023, tras 38 meses de trabajos.

Será un tramo de 4,5 kilómetros, entre Peñascal y Venta Alta, que resultará “muy complejo” de ejecutar ya que incluirá dos túneles y un viaducto sin pilares para salvar la vaguada de Bolintxu. Los trabajos se adjudicarán previsiblemente a final del presente año.

Se trata de una obra necesaria para absorber el tráfico que llegue desde la segunda de las actuaciones decididas por la Administración Foral: un túnel bajo la ría que comience en la zona de la rotonda de Artaza, en el municipio de Getxo (margen derecha), y conecte con la Supersur en el eje del Ballonti, entre Portugalete y Sestao (margen izquierda).

Será un túnel sin peaje, de unos 3 kilómetros de longitud que, además de carriles para el paso de vehículos (se calculan 53.000 diarios), contará con un sistema de transporte público, aun no decidido.

El túnel (en realidad dos tubos con dos carriles cada uno) tendrá un presupuesto de unos 380 millones de euros y estará completado en 2027.

“Es una obra que podemos pagar y que merece la pena”, ha señalado Rementeria.

Ha indicado que en los últimos ejercicios ha mejorado la recaudación fiscal y se espera que crezca de forma “sostenible” en los próximos tres años, por lo que la Diputación ha considerado que ahora era el momento para acometer estas actuaciones. “Era ahora, o no sabemos cuándo”, ha señalado Rementeria.

La Diputación prevé que el próximo mes de junio encargará el estudio informativo de esta obra, en el que se determinará la mejor solución geológica y técnica para atravesar el cauce de la ría y se concretará qué tipo de transporte público se establece en el túnel: una lanzadera, un autobús eléctrico u otro sistema.

Con las dos obras planteadas por la Diputación, se calcula que la Supersur, que actualmente registra 14.000 vehículos diarios, llegará a 24.000 vehículos (el volumen que se esperaba inicialmente en esta vía alternativa a la A8 a su paso por Bilbao), mientras que el túnel sacará 17.500 vehículos de la A8 en Max Center, 41.000 de Rontegi y 38.000 de La Avanzada.

El Gobierno foral ha decidido llevar a cabo estas actuaciones dado el problema de tráfico que se da en los tres citados puntos críticos y tras detectar un aumento del 21 % en los últimos años en la autopista A8 y en la Supersur.

El hecho de que el puente de Rontegi sea el único punto de paso en muchos kilómetros del área metropolitana vizcaína, en la que se mueven 274.000 vehículos diariamente, supone una debilidad de la red viaria que necesita alternativas como las planteadas ahora por la Diputación. Otro dato que apunta en esa dirección es que, según la Diputación, más de 5 millones de personas cruzan la ría anualmente.

El diputado de Desarrollo Económico de Bizkaia, Imanol Pradales, ha solicitado comparecer en las Juntas Generales para explicar estos proyectos a los grupos.

En una nota, EH Bildu ha criticado que los proyectos se hayan dado a conocer antes públicamente que en las Juntas, al considerarlo un “grave desplante” a la Cámara foral.

Secciones
#OrainBizkaia#OrainInfraestructuras#OrainMargenIzquierda#OrainPolitika#OrainPortadaBizkaia

Relacionado con