Gernika premia a Barenboim y Helena Maleno en el aniversario de su bombardeo

Gernika conmemora hoy el 81 aniversario del bombardeo perpetrado sobre este municipio vizcaíno, con la concesión, entre otros actos, de los premios por la Paz y la Reconciliación al...
Barenboim y Helena Maleno

Gernika conmemora hoy el 81 aniversario del bombardeo perpetrado sobre este municipio vizcaíno, con la concesión, entre otros actos, de los premios por la Paz y la Reconciliación al músico argentino-israelí Daniel Barenboim y a la defensora de los derechos humanos Helena Maleno.

El acto de entrega de estos galardones ha tenido lugar en el Lizeo Antzokia de Gernika, con la presencia entre otros de la directora del Instituto Gogora del Gobierno vasco, Aintzane Ezenarro, el alcalde de la ciudad alemana de Pforzheim, Andreas Schulze, el alcalde de la villa vizcaína, José María Gorroño, y supervivientes del ataque aéreo.

Barenboim, que no ha acudido a Gernika por encontrarse en Berlín, en la inauguración de una sala diseñada por el arquitecto Frank Gehry, ha rehusado enviar a nadie en su lugar y se ha comprometido a visitar personalmente a la villa vizcaína para recoger el galardón en cuanto se lo permita su agenda.

El músico ha sido premiado por sus trabajos a favor de la reconciliación entre Israel y Palestina.

Tras recoger el premio, Maleno ha recordado a las víctimas de la última patera que llegó ayer a España desde Marruecos, con 34 ocupantes de los que 17 han podido ser rescatados con vida, y ha dicho que la tragedia se podría haber evitado, con “una colaboración que no llegó” entre los gobiernos de ambos países.

Visiblemente emocionada y al borde de romper en lágrimas, esta periodista almeriense ha lamentado que no se desee que estas víctimas tengan “nombres y apellidos” y que sean reconocidas los derechos de sus familias.

A su juicio, el galardón otorgado por el Ayuntamiento de Gernika “reconoce la guerra de fronteras, que estamos viviendo cada día y que deja víctimas” y ha apuntado que los pueblos de la diáspora tienen también derecho a reconstruir su memoria.

“Las familias de Tarajal (en referencia a los allegados de las personas fallecidas el 6 de febrero de 2014 en la frontera española de El Tarajal) quieren verdad, justicia, reparación y no repetición”, ha reclamado esta activista.

Maleno, que antes de acceder al acto de entrega de premios ha participado a la entrada del Lizeo Aretoa en una concentración en favor de los refugiados, ha agradecido al jurado la concesión de este premio en las circunstancias de “persecución policial y judicial” que sufre.

Por su parte, el alcalde de Gernika, José María Gorroño, ha abogado por que individuos y naciones “dejen de lado la indiferencia” y se centren en la hospitalidad” y ha censurado las políticas de seguridad nacional que vulneran derechos humanos de los refugiados.

“Se requiere que todos los países tengan una política más comprometida con el respeto de los derechos humanos, porque resulta necesario para el logro del desarrollo humano y la preservación de la dignidad humana”, ha defendido.

Gorroño ha elogiado, en este sentido, el “valor de las organizaciones y personas que trabajan por los refugiados”, porque “han sabido lidiar con las políticas ambiguas de los Estados que no han resuelto la necesaria protección de las personas”.

Antes del inicio del acto, el Ayuntamiento de Gernika ha inaugurado, junto al Instituto de la Memoria Gogora, la reproducción de uno de los búnkers que fueron utilizados por la población civil para refugiarse de la llegada de los aviones enemigos.

El refugio, que se sitúa en el Pasealeku de Gernika, en las cercanías de la Casa de Juntas, es uno de los cuatro que fueron acondicionados en unos soportales que enlazaban dos edificios de las antiguas escuelas municipales.

Con una superficie de 15,5 metros de largo por 2,2 de ancho, el túnel permite al público acercarse a la angustia que vivió la población civil, mientras escucha una reproducción de los sonidos de las sirenas, los motores de los aviones y los llantos de los niños.

El refugio se completa con 11 paneles sobre el bombardeo que, según Aintzane Ezenarro, directora del Instituto de la Memoria Gogora, dan a conocer las consecuencias de este ataque aéreo, pero también “cómo vivieron estos hechos traumáticos” las personas que los sufrieron.

Los actos de recuerdo del bombardeo continuarán esta tarde con un responso y una ofrenda floral en el cementerio de Zallo en memoria de los fallecidos, mientras que, por la noche, una manifestación con velas encendidas recorrerá las calles de este municipio.

Mañana, será homenajeado el periodista británico George Steer, quien dio a conocer al mundo los daños causados por ese ataque aéreo.

Por su parte, el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, plantará el domingo un retoño de un árbol que sufrió el bombardeo atómico, acto en el que estará acompañado el secretario general del grupo internacional Mayor for Peace, Yasuyoshi Komizo.

Secciones
#OrainEuskadi#OrainPortadaBizkaia#OrainSociedadBizkaia

Relacionado con