Enseñando, o tratando de enseñar, al que no sabe (Un artículo de Pedro Luis Uriarte)

Un artículo de Pedro Luis Uriarte para ORAIN
6536558239_cbebeeb68e_o-933x445

Como sabes, el Partido Ciudadanos, que no consiguió representación en el Parlamento Vasco en las últimas elecciones autonómicas, ha venido dando lo que se puede calificar, sin temor a equivocarse, como “palos de ciego” en relación con el Concierto Económico.

El primero de sus planteamientos fue la eliminación del mismo. Un planteamiento muy poco meditado porque no habían pensado que para eliminar el Concierto tienen que eliminar la Disposición Adicional Primera de la Constitución vigente española, la Disposición Derogatoria y someter todo ello a referéndum. Es impensable. En el siglo XXI, una Constitución española con menos apoyo que la que se aprobó en 1978. Pues eso es lo que se conseguiría en el País Vasco y en Navarra en el caso de que se tocara el Concierto y el Convenio, a lo cual se añadiría las propias consecuencias de la situación política de Catalunya.

Además de modificar la Constitución, la eliminación del Concierto requiere una modificación radical del Estatuto de Autonomía del País Vasco. Esa competencia está exclusivamente en manos del Parlamento vasco ¿y cómo va a conseguir Ciudadanos, que no tiene representación en el mismo, propiciar una reforma estatutaria con la totalidad que sus miembros actuales en contra de la misma?

Pero si consiguiera esa reforma tendría que someter este nuevo Estatuto, ahora sin Concierto Económico, a referéndum del pueblo vasco y ¿de verdad alguien en su sano juicio puede pensar que el pueblo vasco puede aprobar un Estatuto de Autonomía sin Concierto Económico?

Esta era la propuesta inicial de Ciudadanos. Posteriormente, cambió de posición para decir que el Concierto Económico no había que tocarlo ahora, porque ya se encargaría Europa de eliminarlo, dentro de los procesos de armonización fiscal.

Este planteamiento demuestra de nuevo un palmario desconocimiento, en este caso de la realidad europea, porque lo que Europa está en estos momentos tratando de conseguir, después de muchos años de trabajo, es un proceso de armonización en la normativa fiscal que rige en la UE.

A pesar de los muchos intentos realizados, esto ni siquiera ha sido conseguido en el impuesto de sociedades. Se intentó en el año 2011 por parte de la Comisión Europea y fracasó porque el Consejo Europeo, es decir, los máximos representantes de los 28 miembros de la UE rechazaron ese planteamiento.

Ahora, el Colegio de Comisarios Europeos ha aprobado una nueva propuesta legislativa, con el objetivo de conseguir una cierta armonización del impuesto de sociedades para todas aquellas empresas con una facturación superior a los 750 millones de euros.

Por lo tanto, no se trata de que todos los Estados miembros tengan tipos de gravámenes iguales, sino de que se calcule el impuesto de sociedades con las mismas reglas.

Como veis, se trata de un objetivo mínimo que ni siquiera se sabe si va a ser posible conseguir.

Además, lo que previsiblemente no sabe este combativo partido político español es que la capacidad normativa de los tres Territorios Históricos vascos en materia del impuesto de sociedades está refrendado por una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia, la máxima instancia judicial europea quien falló el 11 de septiembre de 2008 que el País Vasco tenía derecho a mantener una normativa fiscal propia en el impuesto de sociedades y, en concreto, tipos diferentes a los que regían en el Estado español. Es una facultad reconocida también a las Azores e indirectamente también, aunque eso no se analizó en la sentencia, a Navarra.

Espero que, con todo esto, te haya quedado más claro este interesante tema.

Más info sobre el trabajo de Pedro Luis Uriarte y su equipo en“Comunidad del Concierto – Gurea Kontzertua”

Secciones
destacadaEconomíaEl Concierto Económico vasco: Una visión personalOpinión

Relacionado con