Detenido en Bilbao por intentar cobrar dinero de una cuenta “hackeada”

La Ertzaintza arrestó anteayer miércoles a un varón de 31 años de edad que abrió una cuenta bancaria aportando documentación falsa, para cobrar una transferencia procedente de una cuenta...
hacker

La Ertzaintza arrestó anteayer miércoles a un varón de 31 años de edad que abrió una cuenta bancaria aportando documentación falsa, para cobrar una transferencia procedente de una cuenta de Inglaterra que previamente había sido “hackeada” por ciberdelincuentes.

El autor se disponía a retirar cerca de mil libras esterlinas que ya se habían cargado en cuenta cuando fue arrestado, ha informado la policía vasca.

El detenido abrió la semana pasada una cuenta en una entidad bancaria de Bilbao, aportando para ello la documentación que, tras ser examinada, resultó ser falsa.

Todos los indicios apuntaban a un intento de fraude, por lo que los responsables de la entidad alertaron a la Ertzaintza, que venía investigando esta modalidad delictiva de estafas cibernéticas.

Las mismas consisten en la apertura de cuentas bancarias con identidades falsas por parte de individuos extranjeros que son “reclutados” a tal fin por redes cibercriminales especializadas en “hackear” cuentas.

Estas organizaciones intentan realizar operaciones fraudulentas para transferir sumas de dinero a las cuentas de destino que de forma también fraudulenta han abierto en bancos de cualquier país. Una vez transferido el dinero, el “reclutado” se encarga de sacarlo de la cuenta que ha abierto a su nombre y a continuación enviarlo a otras cuentas en países europeos pertenecientes a la organización cibercriminal.

El pasado miércoles, el detenido se presentó en la entidad bancaria para comprobar si le habían efectuado una transferencia procedente de un banco en Inglaterra, cerca de mil libras esterlinas que en efecto ya habían sido cargadas en la cuenta.

Alertados de su presencia en el banco y ante la inminente comisión de la estafa, agentes de la Ertzaintza se personaron en el lugar e identificaron al supuesto cliente. Los ertzainas comprobaron que en efecto su verdadera identidad no se correspondía con la que había facilitado en la sucursal.

Se trataba de un varón de 31 años de edad, de nacionalidad rumana, y sin domicilio conocido. El mismo fue arrestado por los delitos de estafa, falsificación documental y usurpación de identidad.

Secciones
#OrainBilbao#OrainSucesosBizkaia#OrainTeknologia

Relacionado con