Cobrar la pensión de jubilación mientras seguimos trabajando: la propuesta “trampa” de la Ministra Fátima Bañez para impedir la quiebra de la Seguridad Social

Un artículo de José Ramón Urrutia Elorza para ORAIN
Urrutia
Urrutia

La propuesta de la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Bañez (tomada del programa del PP), de hacer compatible el cobro de una pensión de jubilación con el sueldo completo de un trabajo, podría ser una ocurrencia que sería positiva e interesante, en un país con un paro estructural reducido, con una situación de empleo y ocupación buena, y con escasez de mano de obra demandante de empleo.

Pero plantear esta idea en el mes de noviembre de 2016, con la situación de empleo que tiene  España, con un paro rozando el 21%, y con un casi la mitad de la población juvenil en la misma posición. Con contratos temporales y parciales, a rebosar, e indefinidos y a tiempo completo, muy escasos, nos parece un verdadero agravio a la sociedad si analizamos la misma desde el punto de vista social, humano, y de cohesión ciudadana.

De hecho, ya, en este momento los trabajadores que se jubilan pueden continuar con el trabajo si lo desean, percibiendo el 50% de la pensión de jubilación, y que según el anuario estadístico del Ministerio de Empleo, en Euskadi son algo más de 6.200 cotizantes los que siguen trabajando por encima de los 65 años, en su mayoría autónomos.

A la Ministra lo que le preocupa con la medida propuesta, sobre todo, es la búsqueda de soluciones para la sostenibilidad de la Seguridad Social, ya que el jubilado por seguir trabajando, y la empresa, cotizarían por incapacidad temporal, por contingencias profesionales (accidentes de trabajo), y una cotización especial de solidaridad del 8%, que iría a mejorar los ingresos del colectivo de cotizantes, pero no la pensión del jubilado trabajador.

Además, la Ministra, iría preparando y mentalizando a los cotizantes, actuales y futuros pensionistas, a prevenir su futuro, ya que la tasa de reemplazo futura (% de pensión de jubilación respecto a su último sueldo), será cada vez más reducida después de las modificaciones llevadas a cabo por las reformas de la Seguridad Social de los años 2011 y 2013.

Las pensiones de jubilación futuras de los actuales trabajadores y cotizantes hasta el año 2027, que en teoría es el plazo de cumplimiento total de las reformas llevadas a cabo, serán cada vez menores, y a ello habrá que incorporar, además, el efecto de la actualización de las pensiones,  únicamente el 0,25% cada año, y el factor de sostenibilidad, por el cual, a medida que se incremente la esperanza de vida de la sociedad, como el futuro pensionista se estima que va a vivir más años, se le retocaría a la baja la pensión calculada, generándose otro efecto negativo  en la cuantía de su prestación.

En estos momentos, el pensionista por jubilación percibe de la Seguridad Social, como media, cerca del 75% de su último sueldo, la pensión media en la UE es del 52%, y en Alemania no llega al 40%

Un informe de la Comisión Europea asegura que en el año 2060, la pensión media en España se estima representará menos que el 50% del último sueldo percibido en activo, para el pensionista con carrera completa y total de cotización. ¿Cuál será entonces la realidad?

Esto es lo que hay, y lo que se prepara para el futuro en el Estado español.

Secciones
CENTRAL_1destacadaEconomíaEstadoOpinión

Relacionado con