Bizkaia cobrará a Gipuzkoa el coste real de la gestión de sus residuos

La Diputación Foral de Bizkaia aprobará mañana un convenio con Gipuzkoa para tratar temporalmente los residuos de ese territorio, que deberá pagar el coste real de la gestión de...
Mallabia

La Diputación Foral de Bizkaia aprobará mañana un convenio con Gipuzkoa para tratar temporalmente los residuos de ese territorio, que deberá pagar el coste real de la gestión de esa basura, con un acuerdo con el que se impide la puesta en marcha de un vertedero de iniciativa privada en Mallabia.

La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, ha anunciado en una comparecencia en Juntas Generales, que el Consejo de Gobierno de la Diputación aprobará en su reunión semanal de mañana un convenio de colaboración con Gipuzkoa, para dar a sus residuos el mismo tratamiento que reciben las basuras gestionadas en Bizkaia.

Se impide así que residuos sin tratar de ese territorio acaben en un vertedero privado de inertes en Mallabia. “Esa posibilidad queda ya descartada”, ha sentenciado.

Según ha indicado, el convenio se ha planteado “en clave de solidaridad” con el territorio guipuzcoano para ayudar a gestionar alrededor de 60.000 toneladas de sus residuos urbanos pero manteniendo el reto que Bizkaia de evitar que residuos sin tratamiento previo lleguen a los vertederos de este territorio, y seguir avanzando así hacia el objetivo de residuo crudo cero, como propone la Unión Europea, y que después de una planificación de más de 25 años, “Bizkaia tiene muy cerca”, ha destacado.

El año pasado el vertido crudo en este territorio se rebajó hasta el 1,88 % del total y Bizkaia trabaja para seguir reduciéndolo, ha destacado al tiempo que ha criticado la política de las instituciones guipuzcoanas al respecto.

Por ello, Bizkaia planteó a Gipuzkoa la posibilidad de “hacer un esfuerzo” y tratar también sus residuos hasta que éste segundo territorio finalice las obras de sus infraestructuras y pueda hacerlo por su cuenta, ha explicado.

A preguntas de los grupos de la oposición que han cuestionado si las plantas de Bizkaia van a poder asumir los residuos de fuera, Unzueta ha reconocido que las cuatro instalaciones de este territorio están casi al límite de su capacidad (en torno al 96 %) y que por ello, para asumir la basura guipuzcoana, habrá que hacer un sobreesfuerzo y gestionar los flujos de residuos de unas plantas y, “como no somos hermanitas de caridad”, esa selección y transporte deberán pagarlo los ciudadanos guipuzcoanos.

Por ello, Gipuzkoa abonará el coste de la gestión de su basura, “más una compensación por la necesaria gestión de los flujos” de los residuos entre las plantas vizcaínas para darles cabida, que suman 135,30 euros por tonelada en una primera fase; en el futuro, cuando disponga de su propia planta de tratamiento mecánico biológico, ya sólo abonará el coste real del tratamiento de residuos urbanos en Bizkaia.

El convenio negociado con Gipuzkoa recoge dos periodos: desde septiembre hasta acabar 2018, se tratarán alrededor de 1.300 toneladas por semana hasta un total de 25.000 toneladas de los residuos de Gipuzkoa en Bizkaia; a partir del 1 de enero de 2019 y todo ese año las plantas vizcaínas asumirán hasta 60.000 toneladas basura del territorio vizcaíno.

La Diputación de Bizkaia no puede cobrar a Gipuzkoa por esa gestión de residuos como si fuera un municipio vizcaíno, que cuenta con una parte subvencionada.

La diputada ha asegurado que la llegada de la basura de fuera del territorio no va a perjudicar el sistema para tratar la de este territorio y que Gipuzkoa “ha aceptado en la negociación las principales cuestiones planteadas” desde su departamento sobre número de toneladas, flujos de envío, plazos y precios”, aceptando que Bizkaia no puede asumir el coste de la gestión de sus residuos.

Sobre el posible vertedero de Mallabia, aún sin construir, Elena Unzueta ha explicado que el Gobierno Vasco ha concedido la modificación de la autorización ambiental integrada para su construcción, pero la institución foral va a apoyar técnicamente al Ayuntamiento de esa localidad para revertir esa consideración del ejecutivo vasco.

Al término de la comparecencia de Unzueta, el alcalde de Mallabia, Igor Agirre, ha manifestado a los medios su agradecimiento a la diputada la implicación con el problema que se había abierto con su municipio y ha expresado sentirse encantado por haber evitado que se vierta la basura cruda de Gipuzkoa en el pueblo, confiando en que finalmente desistan de poner en marcha el vertedero.

Secciones
#OrainBizkaia#OrainSociedadBizkaia

Relacionado con